vQLx-BmOXUBhBzwV0mvT0mqbZQs Malpica de Bergantiños "Tienes que venir" turismo de calidad.: 2017

15 oct. 2017

Malpica el puerto ballenero que data del siglo XIII

Malpica de Bergantiños es uno de los puertos balleneros que hubo en la costa de la Muerte-Galicia en el siglo XVII. La historia señala que fueron los marineros vascos los que fundaron esta población concebida como una base de operaciones para la flota que capturaba cetáceos en este rincón atlántico. Malpica era un mirador privilegiado para vigilar el paso de las ballenas, con las islas Sisargas como principal punto estratégico en el mar.

Dicen los escritos que la captura y posterior comercialización estuvo originariamente en manos de los marineros cántabros y vascos, pasando luego a ser una tarea y un negocio controlado por el clero, concretamente por el obispado de Mondoñedo, quien encontró una fuerte oposición por parte de los marineros locales. De la captura de la ballena se obtenían grasas, aceite, carne y huesos. Algunos de estos huesos llegaron a ser empleados como vigas de los techos de pequeñas construcciones.

La villa malpicana aparece documentada en el siglo XIII, en textos que hablan de la pertenencia del territorio al arzobispado de Compostela, pasando después a ser dominio del conde de Monterrei dos siglos más tarde.

 Malpica, y toda la Costa da Morte, no iban a ser una excepción. Entre todo lo leído, me quedaría con los artículos publicados en el periódico La Opinión de A Coruña por el periodista Santiago Romero, entre ellos uno dedicado a Malpica y las Islas Sisargas:
“La costa septentrional de España es el lugar más peligroso y desagradable que se pueda imaginar”, escribió Conrad en su único relato ambientado en la península Ibérica. El autor de “El corazón de las tinieblas” conoció como marino, antes que como escritor, el pavor al cruzar las aguas de A Costa da Morte y sabía de la superstición de los marinos ingleses que en el siglo XIX consideraban las islas Sisargas un gran leviatán varado que cobraba vida en medio del temporal para atraer a sus víctimas a los espantosos naufragios que se contaban en voz baja a la trémula luz de las tabernas de todo puerto.
Las bestias, legendarias o reales, siempre convivieron con los audaces marineros de Malpica que ya en el siglo XVII asombraron a Cosme de Médici por su pericia en el arponeo de gigantescas ballenas desde de sus frágiles dornas. El ilustre viajero se empeñó en conocer en persona en 1669 el “más famoso puerto de pesca de las ballenas que llegan desde los lejanos mares norteños de Noruega y Groenlandia”. Un épico pasado que aún puede rastrearse en alguna que otra casa malpicana que conserva llaves y bancos fabricados con huesos de ballena.
“Esta villa es el puerto donde se pescan más ballenas —dejó escrito el cardenal Jerónimo del Hoyo a principios del siglo XVII—. Hay grandes matanzas cada invierno y es pesca de gran provecho, porque de un ballenato, por pequeño que sea, se sacan doscientas arrobas o cántaras de aceite. Los malpicanos las venden a los vizcaínos y deben pagar por este comercio cada año siete mil maravedíes al arzobispo de renta fija”.
Así que si estás en Malpica, una de las cosas que puedes hacer es buscar por el pueblo muestras de su pasado ballenero. Las más evidentes se encuentran con facilidad: una estatua situada en el puerto, y los murales de la casa del Pescador. Se cuenta también que en muchas casas, en las más antiguas, parte de su estructura está formada por restos de huesos de ballena que actúan ejerciendo las funciones de viga. Un paseo por el puerto, y un poco de imaginación, te trasladarán fácilmente a aquellos días.

2 jul. 2017

Malpica de Bergantiños is diferent

Malpica de Bergantiños is diferent os esperamos este verano sobre todo a los hijos de Malpica que estais lejos un fuerte abrazo.

25 ene. 2017

La clase de Historia de Federico para que Sánchez Mato


La clase de Historia de Federico para que Sánchez Mato aprenda de una vez lo que fue la Revolución Rusa Federico Jiménez Losantos recomienda a Sánchez Mato diez libros sobre el Comunismo para que deje de alabarlo y mentir al decir que en la "hermosa" Revolución Rusa "murieron cinco personas".